570S Spider de McLaren

McLaren lanzará un nuevo convertible deportivo, que será el segundo vehículo de una campaña de productos sin precedentes diseñada para generar los fondos necesarios para ayudar al fabricante británico a dar el salto a los vehículos eléctricos e híbridos.

El McLaren 570S Spider, es un modelo de dos asientos y suspensión baja presentado hace unos días en el Goodwood Festival of Speed, forma parte de un plan para crear 15 modelos y variantes nuevas hasta 2022.

Animadas por la adición del 570S y la línea 570GT Sports Series, las entregas casi se duplicaron y rompieron un récord con 3 mil 286 vehículos el año pasado, con lo cual aumentaron 70 por ciento las ganancias.

“De ahora en adelante la empresa se concentrará en lanzar con éxito estos productos nuevos y administrar un crecimiento rentable y constante”, dijo su presidente ejecutivo, Mike Flewitt. El aumento de las ventas el año pasado demostró que “los planes de crecimiento son alcanzables y sostenibles”.

El fabricante de supercoches busca vender 4 mil 500 autos por año para 2022 y que por lo menos la mitad de esos vehículos tenga conjuntos propulsores híbridos. La inversión necesaria para desarrollar la tecnología consumirá los recursos de la automotriz de nicho.

El año pasado, McLaren gastó 20 por ciento de sus ingresos en investigación y desarrollo, lo que incluye el trabajo en su prototipo exclusivamente eléctrico. Esa razón equivale a más del triple de la de gigantes de los coches de lujo como BMW.

La transición de los motores de combustión convencionales a los conjuntos propulsores eléctricos es particularmente complicada para empresas pequeñas como McLaren, que no tiene un socio automotor de peso. También es una apuesta, en tanto a los dueños de la marca les interesa el desempeño y no la eficiencia.