Del Ahorro Informal a la Inversión en BMV

Millones de Mexicanos están buscando generar un patrimonio, salvaguardarlo e incluso acrecentarlo.

La Encuesta Nacional de Inclusión Financiera 2015 reportó que dentro de un universo de 76 millones de mexicanos de entre 18 y 70 años, el 77% ahorra. Esto significa que aproximadamente 58 millones de personas están buscando generar un patrimonio, salvaguardarlo e incluso acrecentarlo.

Ahora bien, aproximadamente 25 millones de esta población reconoce que este ahorro lo realiza a través de vías informales, lo cual representa ciertos riesgos como el de la seguridad y resta eficiencia, pues el tiempo erosiona el valor de nuestro patrimonio.

Por ejemplo, alrededor de 15 millones de personas “ahorran” a través de tandas que, si bien es una forma de amasar recursos, dista de ser una forma de ahorro eficiente.

En una tanda, un grupo de conocidos o colegas (generalmente 12) aportan un monto mensual. Cada mes, algún miembro podrá disponer de este monto grupal. Para el primer afortunado, la tanda podrá ser vista como un crédito personal tasa cero, mientras que el último lo verá como un ahorro con tasa de rendimiento anual negativa en proporción a la inflación. Esto sin contar con el riesgo de impago por parte de uno o algunos de los participantes, además de limitar la disponibilidad a una vez por año.

Ahora bien, no todo está perdido, un veterano participante de tandas cuenta con uno de los elementos más importantes para garantizar la generación de patrimonio: la disciplina del ahorro.

Si este individuo persiguiera un desempeño superior al de la tanda, y asumiendo que no tiene una necesidad de disponer en el corto plazo del mismo, podría acceder a algún instrumento de renta fija con mediana disponibilidad, como un fondo de inversión, a través de una operadora de fondos o una casa de bolsa, por ejemplo.

Entrando al universo de otro ahorrador informal, hay quienes han optado por comprar metales preciosos, y guardarlos en sus residencias, a través de oro y plata, ya sea en piezas de joyería, onzas troy, centenarios, etcétera.

Recordemos que esta estrategia, además de poder sufrir un riesgo de robo también es un riesgo de liquidez. Es decir que, al momento de querer disponer de este ahorro, uno tenga que vender por debajo del precio de referencia por falta de contrapartes y castigar la plusvalía obtenida.

Dentro del Sistema Internacional de Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, uno puede encontrar poco más de 570 ETFs o fondos indizados, dentro de los cuales existen instrumentos que se dedican a replicar los movimientos en los precios de metales en mercados internacionales…

Fuente: GBM (Grupo Bursátil Mexicano)