Fermín IV, rap celestial

Para Fermín IV su visión del rap no ha cambiado, él sigue en el mismo tono, voz y compromiso de ofrecer música de calidad, capaz de crear una reacción, de motivar a cualquiera que la escuche.

Hablar de su pasado junto a Control Machete no es un tema que le moleste, asegura el cantautor que a 17 años de marcar una revolución en la escena urbana mexicana con canciones como “Me comprendes, Mendes” y “Sí señor”, ahora da prioridad a su proyecto independiente tomando como referencia creativa su fe y creencia religiosa de la mano de Sony Music y su sello cristiano.

Fermín IV no habla de recuperar el trono del hip-hop mexicano que ocupó junto a Toy Selectah y Patricio Chapa “Pato Machete” en la llamada “avanzada regia” a la mitad de la década del 90, pero sí del argumento que su nueva producción musical “Odio/amor” propone, siendo “Fácil” el primer sencillo con el que retorna al estilo de la vieja escuela del rap.

Tras terminar su contrato con su antigua casa disquera con los dos primeros álbumes de Control Machete hasta el año 2000 y dos más como solista con “Boomerang” y “Los que trastornan al mundo”, Fermín IV emprendió una renovación espiritual en el cristianismo, devoción con la que siguió creando hip-hop a su manera y que ahora se convierte en la continuación con tres canciones más que hablan del rescate y el encuentro introspectivo.

“Fue muy padre regresar al estudio, el instrumento que es la garganta ahí está. Comencé a escribir esto desde tiempo. ‘Fácil’ es un regreso, es responder un poco a la pregunta de qué pasó, a dónde me fui, es una canción muy autobiográfica, personal y rapera. Los raperos hablamos de nosotros mismos”, explica el cantautor al detallar que las canciones venideras ahondarán temas como el suicidio pero desde una perspectiva que anima a las personas a reconsiderar las acciones de su vida.

“Estos temas cuentan una misma historia, me gustan los discos conceptuales. La historia es de un hombre que ve todo perdido, que ve como única escapatoria el suicidio, no es algo personal que me haya pasado, pero creo que todos hemos vivido un hartazgo, el sentirnos odiados. La segunda canción es un diálogo y se le ofrece una solución, en la tercera canción tiene un encuentro que le hace darse cuenta que todo cambió, por eso el disco se llama ‘Odio/Amor’”.

Pese a que los comentarios de fans argumentan que la tesis lírica de Fermín IV no es la misma con la cautivó en Control Machete, el cantautor originario de San Pedro, en Nuevo León, destaca que estos reclamos no han ido más allá de las redes sociales, pues durante sus presentaciones o encuentros con el público nunca ha existido una agresión o enfrentamiento.

“Desde el momento en el que ya no estoy en Control Machete hay críticas volando, han sido muchos años de encontrarme con situaciones así, sólo se han quedado en comentarios en internet. Hay respeto, me recuerdan mucho por lo que hice antes, la gente me conoce por eso, Control Machete me dejó esto”.

Fermín expresa que ahora disfruta de un encuentro generacional especial junto aquellos fans que lo apoyan desde su inicio musical y ahora se mezclan con un público más juvenil que memoran sus éxitos junto a las nuevas producciones.

“Me encuentro con papás que me dicen que sus hijos se saben mis canciones y en mi época hace 20 años eso no pasaba nunca, yo tengo tres hijas y comparto lo que hago con ellas y les encanta. Ya no se trata sólo de una generación, cuando sacábamos nuestro primer disco nos decían que sus mamás no los dejaban escuchar nuestra música y ahora ya no es así”.

A la par de su carrera musical, Fermín IV también se ha desempeñado como pastor en la iglesia cristina de la Ciudad de México: “He estado muy involucrado ahí en la enseñanza de la palabra, servir a la comunidad”.