Francia inaugura gran exposición de arte mexicano “Los Modernos”

El Museo de Bellas Artes de la ciudad de Lyon, en el este de Francia, inauguró hoy una gran exposición de 400 obras de artistas mexicanos de la primera mitad del siglo XX, en “diálogo” con grandes artistas europeos del mismo periodo.

La muestra, muy variada pero principalmente pictórica, se titual “Los Modernos: diálogo Francia/México” y fue inaugurada por el embajador de México en Francia, Juan Manuel Gómez Robledo, en presencia de autoridades municipales y regionales francesas y de representantes de museos de los dos países.

Entre ellos la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes de México (INBA), Lidia Camacho, cuya institución aportó numerosas piezas a la muestra.

La exposición, que en los dos años anteriores fue exhibida en Guadalajara y en la Ciudad de México aunque a Lyon llega con muchas novedades, es una de las más importantes de arte mexicano organizada en Francia en los últimos años y la más grande que se organiza fuera de París, su capital.

“Es natural que las autoridades mexicanas hayan deseado traer el arte mexicano más allá de la capital francesa, mirando a Lyon y a su destacado museo de Bellas Artes, un museo único”, comentó en su discurso inaugural el embajador de México.

La muestra, que abrirá al público el próximo sábado y permanecerá abierta hasta el 5 de marzo del próximo año, da cuenta de la influencia de las vanguardias europeas en México y a su vez, de la inspiración que supuso México para los artistas europeos.

“Es una exposición que hemos planteado como un diálogo de artistas que aquí tenemos, con artistas mexicanos, para mostrar la fascinación que la escena artística francesa ejerció sobre los mexicanos y también cómo México apasionó a figuras de aquí, sobre todo a los surrealistas”, explicó a Notimex la directora del Museo de Bellas Artes de Lyon, Sylvie Ramond.

La muestra se nutre fundamentalmente de piezas aportadas por museos mexicanos, pero también franceses y uno del Reino Unido, así como de coleccionistas privados.

“Para nosotros es muy importante haber aportado obra porque de un lado ponemos en el mapa mundial al Museo Nacional de Arte”, declaró a esta agencia su directora, Sara Baz.

“Queremos ser un referente mundial para la investigación del arte mexicano. Este tipo de colaboraciones es algo que nos abre camino además en territorios en donde no nos conocen tan bien”, agregó la directora del Munal, que aportó 37 piezas.

Diego Rivera, al que se dedica gran parte de la muestra, fundamentalmente con cuadros que pintó durante el periodo que pasó en Francia y España, es uno de los grandes protagonistas junto al movimiento cubista.

La muestra incide en los lazos de Rivera con la escena artística parisina de los años 20 del siglo pasado en la capital francesa, y en particular la influencia que los cubistas tuvieron en su trabajo.

Y también subraya “la fascinación” ejercida por México en los artistas y creadores franceses durante la primera mitad del siglo XX.

Otros de los artistas mexicanos protagonistas es Frida Kahlo, cuya imagen es el cartel de la exposición, y de la que se exponen varios pequeños retratos.

Entre ellos uno que Frida regaló al padre del movimiento surrealista, el francés André Breton, y también el pequeño cuadro “El marco”, el único que vendió en Francia cuando residió tres meses en París en los años 30 y que junto a los dos otros fueron las piezas más difíciles de conseguir, según los curadores.

La fotografía tiene también una fuerte presencia con casi 100 instantáneas expuestas, una cuarta parte del total de obra de la exhibición.

Los maestros de la fotografía de México y Francia, Manuel Álvarez Bravo y Henri Cartier-Bresson, encabezan la sección. Paralelamente, la galería La Reverbere de Lyon organiza otra muestra de fotos durante la duración de la exposición con imágenes sobre México de fotógrafos mexicanos y de otros países.

Movimientos tan mexicanos como el estridentismo y el muralismo también están presentes con varias piezas.

Como nota curiosa y que despertó mucho interés entre los asistentes, la muestra exhibe grabados e ilustraciones y también títeres y marionetas, uno de ellos de Benito Juárez, realizados algunos por grandes artistas mexicanos.

Las principales aportaciones de la exposición proceden del Museo Nacional de Arte de México, el Munal, del Museo de Bellas Artes de Lyon, así como de coleccionistas privados, del Centro Pompidou y del Museo Dolores Olmedo, entre otras instituciones culturales.

Entre los artistas internacionales que “dialogan” con los mexicanos en la muestra lionesa figuran Fernand Léger, Marie Blanchard, Picasso y Francis Bacon, entre muchos otros.

La curadora principal de la exhibición fue Sylvie Ramond asistida de colaboradores mexicanos y del francés Serge Fachereau, uno de los principales experto en arte mexicano.

La exposición, que en la versión exhibida en México recibió más de 220 mil visitantes, espera atraer a miles de visitantes, no solo de Lyon o de otros lugares de Francia, sino también de las vecinas Alemania, Italia y Suiza, cuyas fronteras se encuentran cerca de la ciudad del Ródano, precisaron los organizadores.