Stranger things, más oscura y aterradora

La fantasía de las aventuras ochenteras de Stranger things regresa hoy a Netflix con una segunda temporada “más oscura y aterradora”, según confesó uno de los protagonistas Noah Schnapp, que encarna a Will en la serie.

“Si tuvieron miedo con la primera temporada, tendrán más con la segunda”, advirtió Schnapp, durante la presentación de la proyección en Londres, acompañado por otros actores.

La primera temporada de Stranger things contaba la historia de cómo un niño (Will) desaparece sin dejar rastro en la localidad de Hawkins (Indiana) durante la década de los 80.

El grupo de amigos de Will se lanza en su búsqueda mientras su madre (Winona Ryder) abre una investigación con las instituciones locales para destapar una serie de misterios sobrenaturales relacionados con secretos del gobierno, que están detrás de la desaparición de su hijo.

Durante la investigación, descubren un laboratorio que realiza aparentemente estudios científicos para el Departamento de Energía de los Estados Unidos a través de experimentos sobrenaturales que recurren a pruebas con humanos, y también conocen a Eleven, una niña con habilidades psicoquinéticas que les ayuda a resolver el caso.

En esta segunda entrega, compuesta por nueve episodios -uno más que en la anterior-, los acontecimientos se desarrollan en otoño de 1984 en un marco de exploración de los fenómenos paranormales.

Will regresa al mundo real pero no de la forma en que todos deseaban, lo que llevará a su madre y hermano a implicarse en misteriosos sucesos para entender qué es lo que pasa dentro de la cabeza del niño y descubrir cuál es la amenaza que acecha ahora a Indiana.