Estado de emergencia en Venecia permite primer ayuda económica

Italia declaró este jueves el estado de emergencia en Venecia y asignó las primeras ayudas económicas, por un monto de 25 mil euros, para los ciudadanos y comerciantes afectados por la gran inundación que dejó la histórica “acqua alta” (marea alta) del miércoles.

En una cita extraordinaria convocada por el primer ministro Giuseppe Conte, el Consejo de Ministros decretó en el Palazzo Guigi en Venecia el estado de emergencia, el cual fue solicitado por el presidente de la región Véneto, Luca Zaia, a la que pertenece la icónica ciudad de los canales.

Con el decreto será posible lanzar las primeras asignaciones financieras sobre los gastos de primeros auxilios destinados a la restauración de la ciudad, en un intento por ayudar a los residentes y a los comerciantes, de acuerdo con reportes de la prensa local.

Conte, previo a la reunión, señaló que habrá dos fases de restauración de daños, la primera destinada a los ciudadanos y operadores comerciales, con una compensación hasta un límite de cinco mil euros para los primeros y 20 mil euros para los segundos, y “quien haya sufrido daños más consistentes se analizará con calma para poder ser indemnizados”.

Señaló que habrá una segunda reunión del comité interministerial para el 26 de noviembre sobre la preservación de Venecia, una ciudad que se compone de más de 100 islas dentro de una laguna frente a la costa noreste de Italia, que la víspera se vio afectada en su gran mayoría por una inundación que alcanzó el máximo de 1.87 metros.

Se inundaron la histórica Basílica de San Marcos, varias calles y negocios, mientras el suministro eléctrico quedó limitado, cuando la marea estaba en su punto más alto.

Los venecianos llevaban varios días despertando con sirenas que alertaban que la marea estaba alta, sin esperar que llegara a su punto máximo con 1.87 metros de inundación el miércoles.

Expertos meteorológicos señalan que la inundación fue causada por la combinación de mareas altas de primavera y una marejada de tormenta meteorológica impulsada por fuertes vientos.

Para el alcalde de Venecia, Luigi Brugnaro, y el ministro italiano de Medio Ambiente, Sergio Costa, el culpable fue el cambio climático.

Brugnaro señaló que las inundaciones son resultado directo del cambio climático. “Estos son los efectos del cambio climático (…) los costos serán altos”, mientras Costa indicó que para combatir dicho fenómeno se necesita una acción político-económica fuerte y valiente.