FBI catea oficina de abogado de Trump

El FBI registró ayer la oficina de Michael D. Cohen, abogado personal del presidente de EU, Donald Trump, y confiscó registros relacionados con distintos asuntos, entre ellos los pagos a Stephanie Clifford, más conocida como la actriz porno Stormy Daniels, informó el diario The New York Times.

La versión citó al abogado de Cohen, Stephen Ryan, quien calificó la acción como “inapropiada e innecesaria”.

El jurista explicó al periódico neoyorquino que la Fiscalía federal para el distrito sur de Nueva York “ejecutó una serie de órdenes de allanamiento y confiscó las comunicaciones privilegiadas” entre Cohen y sus clientes.

Según el Times, el registro no parece estar relacionado directamente con la investigación sobre del Rusiagate que lidera el fiscal especial Robert Mueller, pero no descarta que haya sido el resultado de información descubierta por él y que haya entregado a fiscales en Nueva York.

“Los fiscales federales me han informado que la acción de Nueva York es, en parte, una referencia de la Oficina de Mueller”, agregó Ryan.

Una fuente citada por el rotativo señaló que, además de los pagos, el FBI confiscó información sobre correos electrónicos, documentos de impuestos y registros comerciales.

Zuckerberg pedirá perdón
En tanto, el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, tiene previsto comparecer hoy ante el Congreso de EU y pedir disculpas sobre su gestión, la polémica filtración de datos de millones de miembros de esa red social a la consultora Cambridge Analytica, la divulgación de noticias falsas y la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones de varios países, incluidos EU, Francia y Alemania.

“Está claro ahora que no hicimos lo suficiente para prevenir que estas herramientas fueran usadas para hacer daño. Esto va por las noticias falsas, la interferencia extranjera en elecciones, el discurso del odio y la privacidad de datos”, dirá este martes Zuckerberg en el testimonio que tiene preparado y que fue filtrado ayer a los medios.

Además, Zuckerberg reconocerá que su compañía reaccionó “de manera lenta” a la supuesta injerencia de Rusia en las elecciones estadounidenses de 2016, algo que Moscú niega y que, en EU es investigado por el fiscal especial Robert Mueller.