Niños otomíes cantan en Roma por un México de pie

Un coro de niños indígenas tlaxcaltecas ofreció un emotivo concierto, en una imponente iglesia de Roma, como signo de esperanza por ver pronto a México de pie tras el terremoto que el martes golpeó el centro del país.

Con “Adiós mi chaparrita”, una conmovedora melodía entonada en la lengua precolombina otomí por unos 18 pequeños de entre 6 y 14 años, comenzó la presentación del grupo “Voces Yumhu” la tarde de este jueves en la Basílica San Andrés del Valle, a unos pasos de la famosa Piazza Navona.

25 años de relaciones diplomáticas

Organizado por la embajada de México ante El Vaticano, el concierto tuvo como objetivo celebrar el 25 aniversario de las relaciones diplomáticas entre ambas partes y adquirió un sentido solidario por causa del sismo del martes pasado.

“En esta tarde debíamos ser testigos de una fiesta y una celebración, pero por situaciones imprevistas se ha convertido en un luto”, señaló Jaime del Arenal Fenochio, embajador mexicano en el Vaticano, al presentar el acto.

“La celebración no ha podido ser como hubiésemos querido lo cual no significa que no conmemoremos el día de hoy con gran sobriedad estos 25 años del establecimiento de las relaciones diplomáticas entre México y la Santa Sede”, agregó.

Más adelante precisó que el recuerdo del aniversario y la tragedia vivida una vez más por un terremoto pueden estar relacionados porque ambos son sucesos capaces de demostrar que, cuando existe esfuerzo, empeño y buena voluntad, todo es posible.

El canto tras la tragedia

Sostuvo que los niños del coro decidieron exhibirse también para agradecer las muestras de solidaridad y apoyo que todos los países han demostrado hacia México.

“¿Por qué cantar ante una tragedia que nos conmueve? Pregúntenselo al Papa, que ayer les dijo (a los niños) que siguieran cantando. Queremos significar con su canto que México está vivo, está de pie y va a seguir estando vivo y de pie, de eso no le quede la duda a nadie”, aclaró el diplomático.

“¿Por qué seguiremos de pie? Porque tenemos un pueblo solidario y grande. Somos un país absoluta y totalmente solidario, que se conmueve con el dolor ajeno y que es capaz de estar junto a los que sufren”, insistió.

El coro deleitó a un nutrido auditorio con canciones como “Solamente una vez”, “Cielito lindo”, “Quién será la que me quiera a mí”, “Canción Mixteca”, un himno a la Virgen de Guadalupe y una traducción de “Imagine”, de John Lennon, en lengua otomí.

Por otra parte, Josafat Carpinteyro Díaz, director del coro, confesó sentir sentimientos encontrados por estar cumpliendo el sueño de viajar a Roma para presentarse ante el Papa y saber del desastre que afectó a tantas poblaciones mexicanas. “Si te produce ganas de llorar”, reconoció en entrevista con Notimex.

“Fue difícil, estando acá, no nos pudimos comunicar con nuestras familias y comunidades, entonces nos dimos cuenta cuán vulnerables podemos llegar a ser y aunque teníamos la impotencia por no poder hacer nada decidimos seguir y cantar, que es nuestra misión”, ponderó.

NTX/ABA/LGS/SISMO17/