Personal de Notre Dame tardó 30 minutos en llamar a bomberos: New York Times

El diario The New York Times publicó este miércoles un artículo de investigación sobre el incendio de la catedral parisina de Notre Dame del pasado abril, en el que apuntó que un error del personal de seguridad retrasó 30 minutos la llamada a los bomberos.

Según los detalles relatados por el prestigioso medio de comunicación, que asegura ha obtenido de numerosas entrevistas y la revisión de cientos de documentos, la primera alerta de «fuego» saltó en el panel de control del monumento a las 18:18 hora local del pasado 15 de abril.

La alerta llevó al empleado de seguridad a contactar a través de un walkie-talkie con un guarda para que fuera a comprobar la situación, pero éste fue al sitio equivocado, y en lugar de verificar el estado del ático de la catedral, como debía, fue al ático de un edificio adyacente, la sacristía.

Según los detalles relatados por el prestigioso medio de comunicación, que asegura ha obtenido de numerosas entrevistas y la revisión de cientos de documentos, la primera alerta de «fuego» saltó en el panel de control del monumento a las 18:18 hora local del pasado 15 de abril.

La alerta llevó al empleado de seguridad a contactar a través de un walkie-talkie con un guarda para que fuera a comprobar la situación, pero éste fue al sitio equivocado, y en lugar de verificar el estado del ático de la catedral, como debía, fue al ático de un edificio adyacente, la sacristía.

Fue finalmente, 25 minutos después de descartarse el incendio, cuando uno de los mánager del recinto dio la orden de ir a investigar el estado del ático de la catedral, un margen de tiempo durante el cual el fuego había avanzado con gran rapidez en una zona de importante presencia de madera antigua conocida como «el bosque».

El diario apunta asimismo que Notre Dame «estuvo más cerca del derrumbe de lo que la gente sabe», y señaló a la vez la valentía y entrega de los bomberos, gracias a quienes el monumento, de 850 años de antigüedad, pudo salvarse.

«El hecho de que Notre Dame siga en pie se debe solamente a los enormes riesgos que corrieron los bomberos en la tercera y cuarta hora del incendio», afirma el periódico en el texto.

«Es como empezar una carrera de 400 metros varias docenas de metros por detrás», dijo al Times el subdirector de la brigada de bomberos de París, Jean-Marie Gontier.

Los servicios de emergencia decidieron centrarse en la torre norte, donde se temía que varias de las campanas, de desprenderse de las vigas de las que colgaban, pudieran demoler el edificio.

«En ese momento, estaba claro que algunos bomberos iban a entrar en la catedral sin saber si iban a volver a salir», dijo al medio Ariel Weil, el alcalde del Cuarto Distrito de París, donde está situada Notre Dame.

Aunque hasta el momento no se ha establecido la causa exacta del incendio, se ha apuntado a un posible cortocircuito o a colillas de cigarrillos encontradas en andamios, pero también a un sistema antincendios complicado que no cumplió con su objetivo.

«Con más de 160 detectores y alarmas manuales, parecía lo suficientemente elaborado como para detectar humo y enviar una alerta», dice sobre el sistema el Times, que señala que llevó más de seis años instalarlo y la participación de decenas de expertos.

• Descartan que el fuego de Notre Dame tuviera un origen criminal

No había en el ático, sin embargo, aspersores de agua para mitigar un posible incendio, ni paredes cortafuegos que pudieran contenerlo, y el mensaje de alarma era complicado de entender.