Roban joyas de la corona sueca con 400 años de antigüedad

La policía de Suecia busca a los ladrones de dos coronas, una cruz y un orbe del Siglo XVII que pertenecieron al rey Carlos IX y a su esposa Cristina, robadas este martes.

Las piezas estaban resguardadas en una vitrina en la catedral de Stragnas, ciudad a unos 90 kilómetros al occidente de Estocolmo, en la ribera sur del lago Malaren.

De acuerdo a testigos, dos hombres salieron de la catedral y saltaron a una lancha rápida que se encontraba atracada en el lago, junto al cual se levanta el edificio religioso que data del Siglo XII.

La policía de Estocolmo dijo que en cuanto se enteró del incidente comenzó una búsqueda por tierra, el lago y aérea, la cual hasta el momento no ha dado resultado.

Se trata del segundo robo de esta naturaleza en Suecia. En 2013 fueron hurtados un cetro y una corona usados en el funeral del rey Johan III en 1577, y que fueron encontradas posteriormente en bolsas de basura cerca de una carretera.

Los artículos robados este martes también fueron empleados en ceremonias fúnebres reales. La primera corona formó parte del atuendo mortuorio del rey Carlos IX muerto en 1611.

Su esposa, la reina Cristina, murió 14 años después, en 1625, y fue enterrada con otra corona, de menor tamaño a la de su esposo, así como un orbe y una cruz, objetos también hurtados la víspera.

Ambas coronas son de oro y se encuentran decoradas con piedras preciosas, plata y perlas.