¿Sabes si obtienes suficiente vitamina D?

La vitamina D es necesaria para una buena salud en los huesos y los músculos específicamente.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de Sidney, la mitad de los empleados que laboran dentro de una oficina, durante el invierno presentan una deficiencia de vitamina D.

La fuente principal son los rayos ultra violeta B que emite el sol, las mujeres, ancianos y personas obesas o que no realizan ejercicio y que llevan una vida sedentaria tienen mayor riesgo de una carencia de vitamina D.

Ante la falta de vitamina D hay una mayor predisposición a sufrir osteoporosis, diabetes, cáncer y enfermedades cardiovasculares. Por ello es importante realizar algunos cambios en el estilo de vida para obtenerlo.

Cambios benéficos

Primero que nada es importante que te expongas a diario a los rayos solares, con la adecuada protección solar, por un lapso de 10 minutos en un horario en que la radiación no sea tan nociva, es decir, evita hacerlo de 10:00 A.M. a 3:00 P.M. Los baños de sol, facilitarán que gracias a la vitamina D, el cuerpo absorba el calcio.

Incluye en tu dieta alimentos como el queso, la mantequilla, leche fortificada, champiñones, salmón, sardina, atún, huevo, almendras, nueces de Brasil, semillas de girasol.