Con tinta verde

QUERIDOS REYES MAGOS…

De ante mano gracias por su atención y espero no se tomen a mal que me dirija a ustedes con esta carta

Por Amílcar Salazar Méndez

@Amilcar_Salazar

asm103De primera instancia quiero desearles una feliz Navidad, Janucá, Yom Kipur, Pascuas, cumpleaños, Día de los Inocentes, de la Virgen de Guadalupe, de Acción de Gracias, o cualquier otra fiesta celebrada, así como un excelente inicio de año.

De ante mano gracias por su atención y espero no se tomen a mal que me dirija a ustedes con esta carta, sin tener el gusto de conocerles previamente.

Pero como ya lo saben, este año me he portado muy bien.

Así que como parte de mis peticiones, sin el afán de cuestionar su legitimidad y tomando en cuenta de que sólo traerán calcetines para mí, aprovecho para hacerles una serie de recomendaciones y preguntarles algunas cosas que durante muchos años me han quitado el sueño.

Respecto a las millones de cartas que reciben cada año ¿Han considerado abrir un correo electrónico o alguna cuenta en las redes sociales?

Digo, soltar miles de globos sin un destino puede traer consecuencias catastróficas para nuestro planeta, sobre todo los de poliuretano que tardan hasta 450 años en desintegrarse por completo.

Entonces, imaginen lo que ha pasado con los millones de globos que se han soltado al aire en los últimos años.

Son altamente contaminantes y no se pueden reciclar, una vez que llegan a la basura tardan cientos de años siendo eso, basura.

Por ello, si no abren un correo electrónico, una cuenta de Facebook o de Twitter, al menos recomienden a los más pequeños enviar sus peticiones a través de un globo de látex biodegradable, que aunque de todos modos tardará en desintegrarse, el tiempo será menor.

También me gustaría solicitarles, de la manera más atenta, que si van a traer juguetes electrónicos, por favor, procuren que estos incluyan baterías.

Ya que, independientemente del impacto que representa para la economía familiar por su elevado costo, las pilas se fabrican utilizando metales pesados tales como el mercurio, cadmio, zinc, plata y/o plomo, óxidos altamente tóxicos para el suelo y el agua que afectan toda forma de vida en nuestro planeta.

Y si no queda de otra, actualmente existen pilas que tienen la leyenda “libre de mercurio”, o bien, con su regalo traigan baterías recargables, con todo y cargador.

En el mismo sentido, ¿han pensado traer “juguetes ecológicos”?

Evidentemente no espero que traigan un Max Steel o una Monster High de madera orgánica o de material reciclado, pero, bien podrían traer artículos hechos con materiales biodegradables o juguetes amigables con el ambiente, sobre todo cuando está comprobado que la fabricación de artículos de PVC dañan de manera colateral nuestro ecosistema.

A manera de ejemplo, está Europa, donde los artículos ecológicos representan cerca de un 10 por ciento de las ventas del mercado juguetero, además los fabricantes se posicionan cada vez más en esta tendencia.

Si bien, no soy muy exigente, sólo pido un poco de conciencia ecológica a la hora de elegir los regalos y mis calcetines.

Pero de igual forma se les agradece tantos años de felicidad material.

PD. Les dejo leche y galletitas debajo del árbol de navidad…

:::

asm103Amílcar Salazar Méndez es reportero multimedia, interesado en temas ambientales.

“Difundiendo ideas verdes para crear un mundo mejor”

@Amilcar_Salazar

www.twitter.com/amilcar_salazar

amilcar@nuklearnoticias.mx