• Sectur
  • Casino Monarca
  • Tame Racing
  • Advertising

Reforma de educación básica, para qué

maestros

Se ha cuestionado la eficacia de los niveles de desempeño, establecidos en los artículos 7 y 8, el primero se refiere al grado preescolar, y el segundo a primaria y secundaria

Por Betzy Mariana Mijares

Con el inicio del ciclo escolar 2012-2013 entraron en vigor una serie de acuerdos para impulsar la Reforma Integral de Educación básica con el objeto de otorgar una educación de calidad a la población.

Estos acuerdos coinciden con el último año de Felipe Calderón como presidente de México, y es así como la Secretaría de Educación Pública (SEP) y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) firmaron el Acuerdo número 648 por el que se modifican y establecen  normas generales para la evaluación, acreditación, promoción y certificación en la educación básica.

Documentos que fundamentan la reforma 

La Reforma Integral de Educación básica se denomina así ya que toma en cuenta la formación docente, el equipamiento tecnológico, los materiales educativos y una gestión escolar adecuada y eficiente.

Además de articular los planes y programas de estudio a un solo tramo formativo, que va desde los 3 años de edad hasta los 15, y representa los 12 años de formación básica, a través de un plan de estudios único.

Los cambios en el nivel básico se fundamentan en el Plan Nacional de Desarrollo 2007- 2012; el Programa sectorial de educación 2007- 2012(Prosedu) y la Alianza por la calidad de la educación de mayo de 2008, suscrita entre el Gobierno Federal y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. En esta última se insistió en “impulsar la reforma de los enfoques, asignaturas y contenidos de la educación básica”.

El acuerdo 648

Sin lugar a dudas lo que más revuelo ha causado del Acuerdo 648 es la implantación de la Cartilla de Educación Básica como cuadro de registro sobre el desempeño de los educandos.

El artículo 5,  en sus incisos a y b define  a la Cartilla de Educación Básica  como un documento informativo y oficial del desempeño de los alumnos, que legitima la acreditación y certificación parcial o total de cada grado de la educación básica.

Asimismo, el llenado de la cartilla será responsabilidad del docente o director del establecimiento educativo público y particular con autorización, así como, en su caso, de las autoridades educativas competentes en materia de acreditación y certificación, la cual podrá expedirse en versión impresa o electrónica, de acuerdo a lo que establezcan las normas de control escolar que al efecto emita la Secretaría de Educación Pública.

Sobre el contenido del documento, el artículo 6 en su apartado I menciona que para el grado de preescolar, primaria y secundaria se contará con datos generales del alumno; datos de identificación del establecimiento o servicio educativo en el que se realizan los estudios;  niveles de desempeño y momentos de registro de evaluación en relación con el nivel educativo; observaciones específicas referentes a los apoyos que requiera el alumno y que se deberán destacar por parte del docente, en aspectos relacionados con el currículo, y otras observaciones sobre apoyos que requiere el alumno por parte de los actores involucrados en el proceso educativo para mejorar su desempeño académico.

Solo que para los niveles de primaria y secundaria se añadirán  las  asignaturas establecidas en el plan de estudios, así como los niveles de desempeño y referencia numérica, y promedio final de calificaciones por asignatura y grado escolar, en cambio para preescolar solo se tendrá en cuenta  los campos formativos establecidos en el plan de estudios, y  niveles de desempeño.

Se ha cuestionado la eficacia de los niveles de desempeño, establecidos en los artículos 7 y 8, el primero se refiere al grado preescolar, y el segundo a primaria y secundaria.

Los niveles de desempeño en la educación básica a partir del acuerdo se dividen en cuatro, y son: destacado, satisfactorio, suficiente e insuficiente., seguido por aparatado del grado de colaboración de parte de la familia y el profesor para mantener o mejorar su aprendizaje.

En el caso de un desempeño destacado se requiere que las figuras anteriores mantengan el apoyo que se le brinda; para la tipificación de satisfactorio revela que el alumno necesita apoyo adicional para resolver las situaciones en las que participa; un desempeño suficiente es reflejo de que se   requiere un apoyo y asistencia permanente para resolver los retos de aprendizaje dentro y fuera del aula;  para la categoría insuficiente se necesita  tutoría, acompañamiento diferenciado y permanente para resolver su desenvolvimiento en el entorno escolar.

Los momentos de evaluación para los preescolares, con base en el acuerdo, se establecen en tres momentos: noviembre, marzo y julio.

La evaluación de primaria y secundaria según el artículo 8 del acuerdo se hará con apego a los programas de estudio y con base en las evidencias reunidas durante el proceso educativo, el docente utilizará los siguientes niveles de desempeño con su referencia numérica correspondiente para decidir en cuál nivel ubicar al alumno: destacado (10), satisfactorio (9 u 8), suficiente (7 y 6) e insuficiente (5).

La escala oficial de calificaciones que será utilizada para cada uno de los bloques de las asignaturas, será numérica y se asentará en números enteros del 5 al 10. Dichas calificaciones se vincularán con el nivel de desempeño en el que se ubica el alumno.

Los promedios de calificaciones que se generen por asignatura, grado escolar, nivel y tipo educativo, se expresarán con un número entero y un decimal, sin redondear (5.0 a 10.0).

Los momentos para la calificación en primaria y secundaria dividirán en 5 bloques como explica el cuadro de abajo:

 

MOMENTOS DE REGISTRO DE EVALUACION EN EDUCACION PRIMARIA Y SECUNDARIA

BLOQUES

LAPSO ESTIMADO DE EVALUACION

ASIGNACION Y COMUNICACION DE LOS
RESULTADOS DE LA EVALUACION

I

Del inicio del ciclo escolar al mes deoctubre. Antes de que concluya el mes de octubre.

II

De noviembre a diciembre de cada ciclo escolar. Antes de que concluya el mes de diciembre.

III

De enero a febrero de cada ciclo escolar. Antes de que concluya el mes de febrero.

IV

De marzo a abril de cada ciclo escolar. Antes de que concluya el mes de abril.

V

De mayo al fin del ciclo escolar. Las calificaciones se deben asignar y comunicar durante los últimos cinco días hábiles del ciclo escolar correspondiente.

 

Para la acreditación

El tema de la acreditación es quizás uno de los más sensibles para la opinión pública, por un lado los que están a favor del nuevo sistema de evaluación porque consideran que así México tendrá avances en cuanto a la cantidad de personas que se alfabetizan,  y cuenten con el documento que avale los estudios de nivel básico; y aquellas personas que cuestionan la calidad y aprendizaje con la que niños y adolescentes egresan de los planteles educativos.

El tema de acreditación y promoción escolar se toca en el artículo 15 del acuerdo.

Ahora en la educación primaria en los grados de primero a tercero para acreditarlos sólo bastará con haberlos cursado para ser promovidos a los siguientes,  y si el alumno no demuestra las competencias y aprendizajes para avanzar de grado  podrá  repetir el año escolar, siempre y cuando se cuente con autorización expresa de los padres de familia o tutores.

En cuarto, quinto y sexto años la acreditación y promoción respectiva se dará cuando el alumno pase todas las asignaturas de grado cursado, o alcance un promedio final de grado mínimo de 6.0 y puede presentar un máximo de dos asignaturas no acreditadas.

Finalmente, el estudiante será promovido a secundaria  también si aprueba una evaluación general de conocimientos del sexto grado de la educación primaria, en los términos establecidos en las normas de control escolar aplicables.

En la educación secundaria el alumno acreditará cuando tenga un promedio final mínimo de 6.0 en cada asignatura del grado. En caso de que el educando  presente riesgo de no acreditar de una a cuatro asignaturas del grado podrá, durante el periodo de evaluación del quinto bloque, presentar un examen de recuperación por asignatura que incluya los aprendizajes de los cinco bloques. En este caso, el promedio final de asignatura será la calificación obtenida endicho examen. Si al final del año tiene un máximo de cuatro asignaturas del grado no acreditadas podrá presentar los exámenes extraordinarios de dichas asignaturas  ara regularizar su situación académica.

El alumno acreditará el tercer grado de educación secundaria, cuando tenga un promedio final mínimo de 6.0 en cada asignatura del grado y  no adeude asignaturas de grados previos o acredite una evaluación general de conocimientos del tercer grado de la educación secundaria y se encuentren aprobadas todas las asignaturas de primer y segundo grado, pero el alumno tendrá que repetir el grado completo, cuando no logre acreditar la secundaria en los términos antes señalados.

Como se puede ver con este nuevo sistema de evaluación de la Secretaría de Educación Pública, se apuesta por disminuir la deserción académica, sin embargo, para muchos investigadores, resulta incompleta, y si se espera que realmente funcione son necesarias otras medidas de apoyo para mejorar la educación en los alumnos así como mayor compromiso de los maestros, según Carlos Muñoz Izquierdo, investigador de la Universidad Iberoamericana.

Carlos Muñoz Izquierdo señala como acertada cualquier medida que se oriente a evitar la deserción, pero al mismo tiempo deben introducirse otras medidas complementarias como ofrecer tutorías o una atención personalizada a los estudiantes cuya situación académica sea desfavorable en comparación con la de los demás integrantes del grupo”, agregó en un comunicado,  el investigador del Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (Inide).

El investigador hace hincapié en que los alumnos al no alcanzar las condiciones académicas necesarias para cursar los años subsecuentes tendrán un rezago académico que generará conflictos tanto en los estudiantes como en los padres de familia, quienes llegarán a la conclusión de que sus hijos no son aptos para estudiar.

E insistió “Al tener rezago se genera un fenómeno que es conocido como el ‘síndrome del atraso escolar’, y se parece a una bola de nieve que va creciendo constantemente”, que a largo plazo propiciará  que los alumnos dejen la escuela por rezago académico.

Sólo el tiempo mostrará la eficacia de este nuevo sistema de evaluación, el cual se espera disminuya la deserción escolar y que Felipe Calderón considera uno los logros de su sexenio en materia educativa.

Twitter: @BetMarMijares