Vamos a ganar el próximo domingo: López Obrador

Con un recuento de sus propuestas y algunas promesas el político tabasqueño finalizó sus 90 días de campaña

Por Eduardo Banda Olivares

Paseo de la Reforma, monumento del Ángel de la Independencia, 16:30 horas, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), candidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista, partió rumbo al Zócalo capitalino, acompañado por su familia, dirigentes de los partidos que integran la coalición, así como por integrantes de lo que sería su gabinete.

En su avance, en lo que será la celebración de su cierre de campaña y tras 90 días de recorrer el país, marchó al lado de Graco Ramírez, candidato al gobierno de Morelos, Alejandro Encinas, aspirante a senador, Cuauhtémoc Cárdenas y su hijo Lázaro.

A la movilización se sumaría Laura Esquivel, Héctor Bonilla y Julieta Egurrola.

Para ese momento El Paseo de la Reforma ya se encuentra prácticamente abarrotado.

Incluso, en el trayecto se pudieron ver a integrantes del movimiento #YoSoy132 y del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME).

A esa misma hora, las calles aledañas al Zócalo y la Plaza de la Constitución ya se encuentran llenas de simpatizantes.

El político tabasqueño arriba a la estación de metro Bellas Artes, ahí abordará un vagón que lo lleve al Zócalo, Cárdenas Solórzano se despide de él.

18:40 horas, Un Zócalo repleto ovaciona la llegada del representante de las izquierdas, ahí se encuentra con Juan Ramón de la Fuente, Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno del Distrito Federal (GDF), quien acudió acompañado de su esposa, Rosalinda Bueso; también está el aspirante de la coalición a la jefatura del GDF, Miguel Ángel Mancera.

Ya instalado en el escenario, el otrora procurador de la ciudad pronuncia un discurso.

A las 19:10 horas AMLO arranca con su discurso, es el cierre de su campaña, la gente lo aclama, mientras el inicia con un recuento de sus propuestas y algunas promesas, entre ellas ofrece rescatar la economía del país, bajar el precio de las gasolinas, el dieses y la energía eléctrica en pro de los transportistas y los consumidores.

Asimismo, se compromete a rescatar el sector energético como palanca del desarrollo, a partir de la construcción de cinco refinerías para dejar de comprar gasolinas en el extranjero.

“Vamos –dijo- a reconstruir la industria petroquímica”.

De igual manera se manifiesta en contra de los monopolios y –añadió- que de ganar este domingo la Presidencia de la República los combatirá con la aplicación de la ley.

Otra de sus promesas, recibida entre aplausos, gritos y porras es respetar la libertad de disentir.

“Vamos a garantizar el derecho a la información, no vamos a expropiar Televisa ni ningún otro medio, vamos a garantizar a todos la libertad de expresión y de manifestación, no habrá censura nadie va a ser perseguido por su manera de pensar”.

Ello, abundó, en aras de lograr una etapa nueva en la vida pública del país, haciendo que el gobierno deje de estar subordinado a un grupo de poder, y cuyo único amo sea el pueblo de México.

Incluso, aseveró que el próximo 1 de julio obtendrá muchos votos de panistas y priístas, toda vez -acotó- que están cansados de los regímenes de corrupción.

En otro punto de su discurso, se refirió a los jóvenes a quienes agradeció su apoyo, al tiempo que exclamó que volverá a ganar la Presidencia, pues aunque reiteró que ya cuenta con al menos 450 mil ciudadanos que cuidarán las casillas, pidió a quienes no se inscribieron como representantes ir a votar y estar pendientes y vigilantes para “lograr la transformación de México”.

Antes de concluir, se manifestó consiente de ostentar una “responsabilidad histórica” y que “sería una canallada, fallarles, traicionarlos, eso no lo voy a hacer nunca, ustedes me han dado su apoyo hasta en los momentos más difíciles”.

“Viva la libertad, viva la justicia, viva la democracia, viva la nueva República, viva México –remató- , Viva México, Viva México”.