25 de January de 2022

El Senado aprueba el registro de usuarios de teléfonos celulares, en el que se registran datos biométricos

[ad_1]

Con el objetivo de reducir las infracciones penales facilitadas por el uso de teléfonos móviles, el Senado Federal aprobó la creación de un registro nacional de usuarios de teléfonos móviles en el que se registran datos biométricos como huellas dactilares e imágenes de iris.

Con el apoyo de la mayoría de los senadores del partido gobernante, el martes se aprobó en la cámara alta del Congreso la reforma de la ley federal de telecomunicaciones y radiodifusión.

La reforma, aprobada por la Cámara de los Comunes en diciembre del año pasado, requiere que las personas se inscriban en el registro cuando compren una tarjeta SIM o compren una nueva línea de telefonía celular prepaga, que se espera crear dentro de tres años.

El objetivo de la reforma es reducir la frecuencia de delitos como la extorsión y el secuestro (incluidas las demandas de rescate), que a menudo se benefician del uso de teléfonos móviles no registrados. Muchos delitos facilitados por el uso de teléfonos se han atribuido a las cárceles mexicanas.

Según la reforma, las personas que quieran comprar una nueva tarjeta SIM o activar un teléfono móvil prepago deberán aportar DNI, comprobante de domicilio y algún tipo de identificación biométrica. Estas podrían ser sus huellas dactilares, imágenes de sus iris o una serie de rasgos faciales.

El no proporcionar los documentos y datos requeridos resultará en la cancelación permanente de la línea telefónica en cuestión y una multa de casi 90.000 pesos (aproximadamente $ 4.500).

La reforma establece que el registro será confidencial y que los datos personales de las personas estarán protegidos por las leyes federales de protección de datos existentes. Sin embargo, estas leyes no mencionan específicamente los datos biométricos.

Activistas de derechos digitales y legisladores de la oposición criticaron la reforma, en particular la inclusión de datos biométricos.

Luis Fernando García, director de R3D, una red de defensa de derechos digitales, dijo que las leyes existentes que protegen los datos de las personas eran “muy malas”, y agregó que los datos personales fueron “violados sistemáticamente” en México.

Miguel Ángel Mancera, líder del Partido de la Revolución Democrática en el Senado, dijo que crear el registro violaría muchas partes de la constitución.

“[The reform] es un cóctel de violaciones constitucionales ”, dijo, y agregó que hacerlo socavaría una serie de garantías civiles.

Mancera predijo una serie de medidas cautelares contra la reforma y expresó dudas de que ayude a reducir la delincuencia.

La senadora del Partido Revolucionario Institucional, Claudia Ruiz Massieu, dijo que la obligación de los usuarios de teléfonos celulares de compartir sus datos biométricos era una violación de sus derechos fundamentales, incluido su derecho a la privacidad. También dijo que la creación de un registro nacional podría resultar en que las personas fueran acusadas falsamente de un delito.

“El registro viola la [right to] la presunción de inocencia … porque cuando se utiliza un número de teléfono para cometer un delito, se presume culpable al titular de la línea registrada; El usuario permanece en [a state of] total indefensión ”, dijo Massieu.

El senador del Partido Acción Nacional, Xóchitl Gálvez, afirmó que el propósito del registro es vigilar a los más de 100 millones de usuarios de teléfonos celulares del país, a pesar de que el presidente López Obrador dijo que su gobierno no está interesado en espiar a nadie.

“Este proyecto compromete la privacidad y la protección de datos personales y viola la libertad de comunicación”, dijo.

Con el establecimiento de un registro nacional, el gobierno se convertiría en una especie de “hermano mayor”, dijo Gálvez, refiriéndose a la mascota del omnipresente estado de vigilancia en la novela de George Orwell. 1984.

El senador independiente Emilio Álvarez Icaza dijo que el establecimiento de un registro nacional de usuarios de teléfonos celulares era un sello distintivo del autoritarismo.

“Dificulta el derecho a la expresión anónima y facilita el seguimiento y control de la población en violación de los derechos humanos y las libertades fundamentales”, dijo.

“Solo hay 17 países que tienen un registro de este tipo, todos autoritarios, todos con regímenes violadores de derechos humanos: China, Afganistán, Venezuela, … [now] Incluiremos a México. “

López Obrador defendió el plan, diciendo que su propósito era “cuidar” a los usuarios de teléfonos celulares.

“Es un problema de seguridad”, dijo a los periodistas en su conferencia de prensa el miércoles, y agregó que a las empresas de telecomunicaciones no les gusta la idea debido a la carga burocrática que les impone.

Las personas ya deben proporcionar identificación e información biométrica, como huellas digitales, cuando se registran en otros servicios como la banca. Sin embargo, las empresas de telecomunicaciones se niegan a recopilar información personal porque creen que afectará las ventas, dijo López Obrador.

“… Esto es por la seguridad de la gente, no se vende maní. Vende uno [SIM] Tarjeta para tener comunicación y que se puede utilizar para extorsión, secuestro [or] Para cometer un crimen. … Es una cuestión de seguridad para la protección de los mexicanos. “

El presidente agregó que las personas no deben tener ninguna preocupación sobre proporcionar su información personal y biométrica para su inclusión en el registro.

“… Nunca espionaremos a nadie”, dijo.

Fuente: El Universal (sp), Tier Político (sp), Milenio (sp)



[ad_2]