3 de December de 2021

Los migrantes continúan cruzando la frontera sur

[ad_1]

Hace casi un mes, el gobierno federal anunció un cierre temporal de la frontera sur al tráfico no esencial. Esta semana la Casa Blanca anunció que México, Honduras y Guatemala desplegarían tropas “para dificultar el cruce de fronteras”.

Sin embargo, los migrantes continúan llegando al país en ruta hacia los Estados Unidos.

Según un informe publicado el miércoles por El guardiaLos migrantes centroamericanos llegaron recientemente a México una mañana en Frontera Corozal, una remota ciudad fronteriza en el río Usumacinta en Chiapas, sin tener que mostrar ningún documento.

El periódico dijo que la situación “parecía normal” y encontró grupos de hombres, mujeres y niños desembarcando de botes en suelo mexicano antes de subirse a taxis y pasar frente a una oficina de inmigración en una intersección. Allí abordaron camionetas de reparto para la siguiente etapa de su viaje hacia el norte: un recorrido de unos 150 kilómetros hasta la localidad de Palenque en Chiapas.

Hay puestos de control de la policía en la autopista Frontera Corozal-Palenque, pero los migrantes dicen que pudieron pasar por una tarifa, o fueron robados por los oficiales que encontraron.

“Se llevaron nuestro dinero y ahora estamos arruinados”, dijo Christian, de 27 años, que forma parte de un grupo de trabajadores de la construcción hondureños. El guardia.

“Y ahora tenemos que encargarnos de los militares. Tenemos que averiguar cómo llegar al norte. Siempre luchamos y encontramos la manera de llegar allí. “

Poco después de asumir el cargo a fines de 2018, el presidente López Obrador prometió sanear las fuerzas migratorias y aduaneras mexicanas que, en su opinión, estaban “podridas hasta la médula”. También prometió que su gobierno trataría a los migrantes con respeto y los protegería.

Sin embargo, los activistas de derechos humanos dicen que los soldados, la policía y los funcionarios de inmigración continúan cometiendo delitos contra los migrantes, incluidos el robo, la extorsión y el secuestro.

“Es un cartel”, dijo Gabriel Romero, director de un hogar de migrantes cerca de la frontera de México con Guatemala. “Tú [the authorities] comercio en complicidad [smugglers] … con taxistas y conductores de autobuses. Es una red que explota a los migrantes ”, dijo.

Aún así, los migrantes que huyen de la pobreza y la violencia en países como Honduras, El Salvador y Guatemala están dispuestos a arriesgar sus vidas para llegar a Estados Unidos.

Los migrantes llegan a Chiapas luego de cruzar el río Usumacinta.
Los migrantes llegan a Chiapas luego de cruzar el río Usumacinta.

Incluso una mayor aplicación (el gobierno desplegó la Guardia Nacional en 2019 para frenar los flujos migratorios y así apaciguar al entonces presidente de los Estados Unidos, Donald Trump) podría ayudar a los centroamericanos y a personas de países más distantes, incluidos Haití, Cuba e incluso naciones africanas. no le impida intentar llegar a los Estados Unidos a través de un largo viaje que incluye cruzar la frontera sur de México.

Las redadas han obligado a los migrantes a elegir rutas más arriesgadas y remotas para ingresar y viajar a México. Como resultado, corren un riesgo aún mayor de ser víctimas de delitos como robo, violación, secuestro y asesinato.

Según Tonatiuh Guillén, exjefe del Servicio Nacional de Inmigración de México, quien renunció en 2019 después de que el gobierno federal renunció ante la amenaza de Trump de imponer aranceles planos, la reciente represión contra los migrantes podría ser aún menos efectiva para detener el flujo de productos mexicanos. si el país ya no tomaba medidas para frenar la migración.

“El flujo de migrantes seguirá moviéndose, principalmente porque están en grupos pequeños … y una parte significativa está controlada por traficantes de personas”, dijo.

“[Human traffickers] Tener infraestructura, dinero y relaciones complicadas. [with the authorities]”Dijo Guillén.

“[In addition] Los gobiernos de México, Estados Unidos y Centroamérica nunca se han esforzado mucho para controlar estas organizaciones comerciales. “

López Obrador y la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, quien lidera los esfuerzos del gobierno de Estados Unidos para prevenir la migración, hablaron la semana pasada. López Obrador dijo que los dos países están “dispuestos a unir fuerzas en la lucha contra la trata de personas y proteger los derechos humanos, especialmente de los niños”.

El presidente y el vicepresidente también dijeron que trabajarán por el desarrollo de Centroamérica y coincidieron en la urgencia de implementar programas humanitarios de emergencia.

Sin embargo, es poco probable que las medidas acordadas por los gobiernos de México y Estados Unidos reduzcan significativamente los diversos factores que obligan a los centroamericanos a huir de sus países de origen.

De acuerdo a El guardia Según los informes, los migrantes que viajaban por el sur de México dijeron que habían escapado de situaciones de pobreza extrema, hambre y violencia de pandillas. También hablaron sobre las terribles consecuencias de la sequía y los huracanes y criticaron a los políticos que aumentan la corrupción.

“El huracán Eta arrasó con todo y nos dejó en las calles con nuestros hijos”, dijo Leticia, de 34 años, quien huyó de Honduras con su esposo y tres hijos. “Por eso decidimos ir a buscar un futuro”.

Johan Martínez contó la historia El guardia que se fue de Honduras porque los criminales lo obligaron a chantajearlo a pesar de que sus ingresos como soldador eran bajos.

Después de mostrarle al reportero del periódico una cicatriz de bala en el estómago y dientes postizos para reemplazar a los que fueron noqueados por gángsteres enojados que buscaban pago, Martínez dijo que tratar al presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, para hacer retroceder a los duros de sus predecesores, la política de inmigración le dio la ventaja. “oportunidad única” de buscar asilo en los EE. UU.

Muchos otros centroamericanos que han llegado a la frontera entre México y Estados Unidos en los últimos meses sienten lo mismo.

Fuente: The Guardian (s)



[ad_2]