18 de October de 2021

El autor zapoteca captura la inquietante dualidad de la vida indígena moderna

[ad_1]

Una sacerdotisa zapoteca llamada Yezari pierde sus poderes de adivinación después de dar a luz a su hija. Cuando Yezari intenta recuperar sus habilidades, sueña con convertirse en un puma.

Asustada, intenta gritar. En cambio, emite el rugido del gran felino en una expresión onomatopéyica, como se le llama en la lengua indígena de la sierra zapoteca: “Nkui nkuau, nkui nkuau. “

Esto es parte de la trama de “La sacerdotisa de la montaña”, un cuento corto de la colección. Hormigas Rojas (Hormigas rojas) del escritor zapoteca Pergentino José.

La colección, publicada en inglés por Deep Vellum Press, marca un paso innovador: es la primera traducción literaria al inglés de un editor de la ficción Sierra Zapoteca.

“Creo que la mentalidad zapoteca tiene una gran vitalidad, una forma única de pensar las cosas que se han apreciado muy poco, ya que en general ha habido poco diálogo sobre cómo pensar la realidad desde una lengua indígena”, dijo José.

José lee un álbum de recortes de una de sus historias en un evento en la Biblioteca Libros Schmibros en Los Ángeles, California.
José lee un álbum de recortes de una de sus historias en un evento en la Biblioteca Libros Schmibros en Los Ángeles, California.

Sierra Zapotec es la lengua materna de José y está comprometido a mantener vivas las lenguas zapotecas. Mientras trabajaba como maestro de escuela primaria en San Agustín Loxicha, Oaxaca durante casi una década, tradujo libros para niños a su idioma y, a menudo, asistía a escuelas K-12 para hablar con los niños sobre la cultura zapoteca.

El usa el termino yanayee, yanabànd – un árbol que es verde, un árbol que está vivo – para denotar lo que él llama una forma zapoteca de pensar sobre la vida misma.

Para José, Sierra Zapotec refleja una gran tradición oral, incluida la narración, y escribe ficción en su lengua materna para canalizar esa oralidad.

Es un desafío transmitir la oralidad de la cultura zapoteca a través del español escrito. Sin embargo, esta intersección es el punto de partida de su trabajo.

Las historias en Hormigas rojas están ubicados en las tierras altas de Oaxaca, donde José nació en 1981 en un pueblo zapoteca. Se ha embarcado en una carrera en literatura, incluida la publicación en el México20 Antología en honor a los mejores novelistas jóvenes del país mientras se unen a un programa gubernamental de becas para escritores y artistas, el Sistema Nacional de Creadores de Arte.

Entre sus influencias se encuentran los escritores Juan Rulfo, Franz Kafka, los escritores japoneses Junichiro Tanizaki y Dazai Ozamu, y el escritor argentino Ernesto Sabato.

Su próximo libro próximo trata sobre la dualidad entre una ciudad zapoteca real llamada Quelobee y el escenario de algunas de las historias en Hormigas rojasy su contraparte urbana ficticia, Tepexipana.

Para la portada, Deep Vellum intenta hacerse con los derechos de una imagen del artista mexicano Martín Ramírez, un migrante que se encuentra internado en un manicomio de California.

Ramírez toma todas sus fotografías del hospital y su obra colectiva, dijo José, “muestra … el descenso al subsuelo y la alienación que resulta del trasplante a otra cultura”.

Algunos Hormigas rojasLas historias fueron escritas originalmente en sierra zapoteca, otras originalmente en español. Todos fueron escritos entre 2009 y 2011 y fueron publicados originalmente en la revista. Almadia de Oaxaca En la colección Deep Vellum, las historias han sido traducidas por el escritor londinense Thomas Bunstead.

El desafío de traducir el zapoteco al inglés se vio acentuado por el enfoque estilístico de las historias. Se han descrito como realismo mágico, pero algo más está en juego para José:

“No hay realismo mágico en mis historias. Lo que existe en mis historias son atmósferas, espacios de indeterminación, historias que adquieren la estructura de un sueño, algo que se acerca a lo onírico ”, explica.

José en la inauguración de una biblioteca escolar que lleva su nombre en San Bartolo Coyotepec, Oaxaca.  Asiste regularmente a escuelas K-12.
José en la inauguración de una biblioteca escolar que lleva su nombre en San Bartolo Coyotepec, Oaxaca. Asiste regularmente a escuelas K-12.

Señala que una de esas historias, “El témpano”, fue particularmente difícil de traducir para Bunstead. En esta historia, lo único que le queda al lector es la fachada en la que se desarrolla una larga espera.

Una corriente de nombres, lugares y expresiones de la Sierra zapoteca fluye a través de las historias.

En “La sacerdotisa de la montaña”, el personaje principal Yezari tiene un nombre zapoteca, mientras que los sacerdotes de la ciudad rezan y sacrifican a dos dioses zapotecas del pantano, Mbdan y Mbsiand.

En “Room of Worms”, un término zapoteca se usa para describir a los trabajadores que destruyen árboles de bambú en una plantación de café: “el murmullo de la gente que se acerca, ñee remendar mbchas mbii remendarcomo si estuvieran flotando en el aire. “

Cuando José usa un término zapoteca en una historia, sigue su traducción. “[If] La conversación continúa en zapoteco sin traducción. Esto simplemente se alejaría de la comprensión del lector ”, dijo.

Sus personajes son herederos de una cultura indígena arraigada en la naturaleza, pero sus costumbres y lengua están en riesgo.

El traslado a la vida urbana se ofrece como una alternativa a su estilo de vida tradicional, pero separándolos de la naturaleza e introduciendo amenazas como el desempleo, la violencia y la explotación.

En “Sala de Gusanos”, por ejemplo, los trabajadores del cafetal derribaron el bambú porque el dueño, Don Elpidio Alonso, decidió cultivar únicamente cafetos.

Aunque Don Elpidio no ha pagado a sus trabajadores por un tiempo, están tan ansiosos por hacer el trabajo que reclutan a niños para que los ayuden. Cortan con machetes, queman el bambú y asustan a los pájaros y las mariposas.

El artículo de portada “Hormigas rojas” también incluye un trabajo laborioso en una plantación de café. Una mujer llamada Georgina Navarro pasa un día recolectando granos de café con su pequeña hija Lubia, que solo habla zapoteco. Hacen el trabajo bajo la lluvia torrencial y solo necesitan protegerlos con bolsas de plástico que el propietario les da para que las lleven. Los mosquitos atacan a Georgina, ella pierde el rastro de su hija y las cosas toman un giro misterioso cuando el narrador más tarde se encuentra con Georgina en un patio interior.

José usa imágenes de sillas, helechos y zarcillos rastreros cubiertos de espinas en el patio para simbolizar la vida desesperada de los personajes.

“Esta alegoría representa la realidad de marginación y explotación en la que viven las comunidades indígenas”, dijo José.

Como explica José, las hormigas de color rojo simbolizan la desgracia y la inevitabilidad de la muerte en la visión cósmica de los zapotecas, mientras que las hormigas amarillas representan una larga vida. Los niños zapotecas intentan atraparlos y guardarlos en cajas de cerillas para que les dé buena suerte.

“Creo que la forma de pensar zapoteca tiene una gran vitalidad, una forma única de pensar sobre las cosas que antes se apreciaban muy poco."
“Creo que la forma de pensar zapoteca tiene una gran vitalidad, una forma única de pensar sobre las cosas que antes se apreciaban muy poco”.

En la historia de portada, las hormigas rojas pululan en las sillas, helechos y zarcillos del patio, donde el narrador busca a la desaparecida Georgina.

“[Because] Las historias hablan de abandono, madres que han perdido a sus hijos, acuerdos rotos, largas esperas y descansos [caused by waiting]me pareció apropiado nombrar el libro Hormigas rojas,” él dijo.

La desgracia que simbolizan estas hormigas está presente en toda la colección, incluso en la historia favorita de José en el libro Threads of Steam, en la que el protagonista participa en una agencia de empleo falsa que en realidad es una red de secuestro de desempleados.

“Hay una intención, estética y a través de la crítica social, [to address] El problema del desempleo en México y un problema aún más grave: las personas que han desaparecido en el país ”, dice sobre la historia.

Aunque José dijo que “Threads of Steam” reflejaba un distanciamiento estilístico de los temas de las otras historias del libro, ve similitudes entre sus personajes.

“Mis personajes siempre están al acecho”, dijo. “Todos han perdido algo. A través de la ficción literaria, estos personajes se revelan como parte de un mundo sacudido por la violencia, el desamor y ciertas reglas de los dioses zapotecas a quienes se han sometido. “

Él llama a sus personajes “individuos que están encarnados en la desesperanza y que se enfrentan al estado de huérfanos espirituales y viven en un período de convulsión en el que no pueden hablar su lengua materna”.

Ahora la audiencia de habla inglesa tiene la oportunidad de aprender sobre la lengua zapoteca de la Sierra y la cultura que representa.

“El libro fue bien recibido”, dijo José. “Ha generado expectativas de que es posible escribir en una lengua indígena y al mismo tiempo complementarla con la tradición literaria mexicana”.

Rich Tenorio a menudo contribuye a esto Diario de noticias de México.



[ad_2]