23 de January de 2022

Los bancos centrales deben actuar ahora contra el cambio climático

[ad_1]

El autor es el director gerente de Fidelity International.

“Ha habido tres grandes inventos desde el principio de los tiempos”, se dice que dijo el humorista estadounidense Will Rogers: “Fuego, rueda y banco central”.

Rogers hizo su comentario hace aproximadamente un siglo, y los bancos centrales son hoy más influyentes que nunca. Como todos los buenos inventos, están diseñados para seguir siendo relevantes para el mundo en el que operan.

Nos enfrentamos a una emergencia climática que requerirá una acción colectiva, y los bancos centrales tendrán que pasar por otra transformación potencialmente incómoda para hacer su parte para abordar este problema. Al remodelar sus intervenciones en los mercados de activos, pueden acelerar las reducciones de emisiones de carbono y cambiar el costo del capital para abordar los riesgos climáticos ocultos en el sistema financiero.

Hasta ahora, los bancos centrales se han centrado en garantizar que la transición a una economía más sostenible sea ordenada y financieramente estable, utilizando herramientas como pruebas de tensión del sistema bancario en busca de vulnerabilidades en caso de que los activos de combustibles fósiles se revaloricen repentinamente.

Estos son ejercicios útiles, pero solo pueden verse como la base para una postura más activa. La magnitud de los riesgos físicos asociados con el cambio climático significa que los bancos centrales deben utilizar todo su poder para apoyar la transición a un mundo con bajas emisiones de carbono. Y una de sus herramientas es la velocidad.

En lugar de esperar a que los gobiernos se pongan de acuerdo sobre leyes, programas de inversión o impuestos al carbono, los bancos centrales pueden actuar ahora para reflejar mejor el costo del cambio climático en el costo del capital y cambiar el comportamiento corporativo, incrementándolo para los emisores e incrementándolo reducir la inversión en Reducir las emisiones de CO2.

En términos de impacto financiero, las emisiones siguen siendo libres de riesgo y gratuitas para el fabricante o el inversor, pero dañan nuestro medio ambiente de manera significativa y sus costos financieros se soportan en otros lugares.

Esto conduce a un arbitraje preocupante. Los inversores y la opinión pública están animando a las corporaciones públicas a deshacerse de sus activos sucios. Sin embargo, algunos de estos activos corren el riesgo de ser adquiridos por compradores de capital privado con acceso a financiación barata, lo que no será mejor para la sociedad y estará más cerca de cumplir los objetivos de emisiones globales.

Trastornos previos, como la crisis financiera mundial de 2008 y la crisis de la zona euro, han obligado a los bancos centrales a ampliar sus herramientas para acelerar la transición de nuestras sociedades a cero emisiones netas de carbono. Con ese fin, existen poderosas palancas políticas que pueden y deben tirar.

La acción monetaria directa en forma de compras específicas de activos y programas de flexibilización cuantitativa reducirá el costo de capital para las empresas ecológicas y la innovación.

Tomemos el caso del actual programa de QE del Banco Central Europeo, que se puede ampliar fácilmente para incluir el aumento de las emisiones de los países ecológicos como parte de las compras del programa.

Y también podría tender a aumentar la asignación de bonos de las empresas verdes, que es una poderosa herramienta para subsidiar el costo de capital de las empresas verdes. Un programa de compra selectiva de bonos corporativos independientes, posiblemente relacionado con la emisión corporativa, transformaría el comportamiento de emisores e inversores.

Solo la señal de un cambio de política tendría profundos efectos en el mercado. Los inversores cambiarán su comportamiento mucho antes de que se realicen las compras reales de QE.

Y por separado, los bancos centrales podrían buscar en el conjunto de herramientas macroprudenciales para imponer requisitos de capital adicionales para las actividades que contribuyen a la emisión. Los bancos centrales pueden considerar acelerar el trabajo en un marco de Basilea “verde” para las medidas de capital bancario como el siguiente paso lógico una vez que hayan completado el trabajo básico de las pruebas de resistencia y hayan desarrollado una taxonomía globalmente consistente de inversiones verdes.

Basilea IV, que vence en 2023, tiene un conjunto detallado de reglas para reducir el riesgo de una crisis bancaria y reducir el alcance del arbitraje regulatorio internacional. Esta poderosa herramienta global está disponible de inmediato y se puede adaptar a los riesgos ambientales de las actividades comerciales.

Al combatir este arbitraje de carbono, los bancos centrales sin duda se enfrentarán a preguntas difíciles sobre su mandato, la neutralidad del mercado y la falta de escrutinio democrático. Sin embargo, el tiempo es corto y la gravedad de la amenaza climática favorece la acción enérgica en lugar de una actitud de esperar y ver qué pasa.

Los bancos centrales no pueden resolver este problema por sí mismos. Pero como dijo Mark Carney hace casi seis años como entonces gobernador del Banco de Inglaterra, “una vez que el cambio climático se convierta en un tema determinante para la estabilidad financiera, puede que sea demasiado tarde”.

[ad_2]