23 de January de 2022

Cirugía plástica en Tijuana termina en trauma y tragedia para tres mujeres estadounidenses

[ad_1]

Una mujer murió y otras dos sufrieron graves complicaciones de salud luego de una cirugía plástica el 29 de enero en Tijuana, Baja California. Tribuna de la Unión de San Diego.

Dr. Jesús Manuel Báez López, director de Cirugía Estética Art Siluette, realizó las lamentables intervenciones.

Keuana Weaver, madre de dos niños pequeños, cruzó la frontera con su hermana Kanisha Davis para someterse a una liposucción y una abdominoplastia. Weaver murió en la mesa de operaciones y Davis fue hospitalizado durante dos semanas en California después de vomitar el proyectil y una hemorragia interna.

“Si no hubiera ido al hospital, habría muerto … Me estaba desangrando lentamente. Estaba débil ”, dijo Davis.

Otra mujer, Esmeralda Iñiguez, fue operada el mismo día y fue trasladada de urgencia al otro lado de la frontera a un hospital estadounidense el 3 de febrero.

“Tensó demasiado mis músculos abdominales, apretando todos mis órganos y cortando el suministro de sangre a mis riñones, lo que resultó en algo llamado síndrome del compartimiento abdominal”, dijo Iñiguez.

“Cuando llegué a la sala de emergencias de Chula Vista el 3 de febrero, estaba tan séptico que estaba literalmente a horas de la muerte. Mis riñones estaban cerrados ”, agregó.

Los inspectores de salud de la Comisión Federal de Protección contra Riesgos a la Salud (Cofepris) cerraron otra clínica cosmética operada por Báez en 2015.

El sitio web de Báez no enumera ninguna titulación de cirujano plástico, pero obtuvo una maestría en “Cirugía Estética” del Instituto de Estudios Avanzados en Medicina, Xalapa, Veracruz, en 2012 en 2011.

Dr. Gilberto Montfort, cirujano plástico de Baja California y miembro de la Asociación Mexicana de Cirujanos Plásticos, dice que la capacitación de Báez no lo califica para la operación.

“[Aesthetic surgery is] ni siquiera la cirugía … es como el botox. Lo anuncian como cirugía estética, pero en realidad no es una operación ”, dijo sobre la Union Tribune.

“Para practicar la liposucción hay que ser cirujano plástico”, añadió Montfort.

El Departamento de Turismo Sostenible de California (SEST) estima que la industria del turismo de belleza se triplicó en los últimos años de 800,000 turistas médicos en 2014 a 2.4 millones en 2018, lo que representa ventas anuales de más de $ 1.7 mil millones.

Está patrocinado por las autoridades mexicanas. En 2011, se introdujo un “carril rápido” en la frontera con Tijuana, en el que los viajeros que estaban registrados con médicos mexicanos podían ser procesados ​​más rápidamente.

La madre de Keuana, Renee Weaver, dijo que nadie de Baja California la había contactado para recopilar información sobre la muerte de su hija.

“Estoy enamorada. Quiero saber qué pasó”, dijo.

“Keuana era una mujer muy independiente; una mujer negra buena, cariñosa, inteligente y muy inteligente … Esta doctora tomó mucho de mí y de mi familia y definitivamente tengo que dar a conocer su historia … Me entristece sobre todo que esto le haya pasado a mi hija porque era tan hermosa para mí por dentro y por fuera que simplemente no podía verlo ”, agregó.

Una carta de Renee Weaver muestra que la clínica se ha ofrecido a reembolsar a Keuana Weaver el costo de la cirugía de $ 6.700.

Báez no respondió a múltiples solicitudes de comentarios ni al Ministro de Salud de Baja California.

El turismo cosmético a Tijuana ha sido clasificado como peligroso en el pasado. En 2019, una agencia de salud de EE. UU. Emitió una advertencia después de que 11 ciudadanos que se sometieron a cirugías para bajar de peso en Tijuana regresaron a casa con infecciones.

“Estamos trabajando muy duro para asegurarnos de que los médicos que ejercen sin las identificaciones adecuadas sean clausurados de inmediato y examinados por el fiscal general”, dijo Atzimba Villegas, director estatal de turismo médico.

“Para toda la industria, es importante que los pacientes se sientan seguros, estén bien cuidados y logren los resultados que desean.

Montfort recomienda que los pacientes consulten a la Asociación Mexicana de Cirujanos Plásticos para asegurarse de que el médico sea miembro antes de la cirugía.

Fuente: The San Diego Union Tribune



[ad_2]